Balcón de Infantes

COLABORACIONES

    

                                                                                                

 Años de emigración y crisis Villanueva de los Infantes durante el Franquismo II 1960-1975 (54)  

por Jorge Solís Piñero           

  

AÑO 1965

Conflictos Universitarios

 

En febrero fue nombrado Alcalde de Madrid un político que con el tiempo alcanzaría gran importancia en el régimen, Carlos Arias Navarro.

El gobierno español empezó una política de relaciones exteriores. Los ministros Castiella, López Bravo y Fraga, viajaron a Filipinas, Formosa, Japón, Estados Unidos, Irán... y Franco recibió en Madrid al rey de Marruecos Hassan II, y al Sha de Persia, Reza Phlevi.

En julio se hizo una remodelación del gobierno, en el que entraron como nuevos ministros, Antonio María Oriol y Urquijo (Justicia), Adolfo Díaz-Ambrona (Agricultura), Faustino García-Moncó (Comercio), Juan José Espinosa (Hacienda), Federico Silva Muñoz (Obras Públicas) y Laureano López Rodó (Sin cartera).

Fue cuando la gente decía, que se había formado el gobierno de los López. López Bravo, López Rodó, “Lo pez” que está el Príncipe y “Lo pezao” que está Franco.

España inicia relaciones con el Mercado Común y en octubre, Alberto Ullatres presentó sus credenciales como embajador. No obstante, el Consejo de Ministros del Mercado Común, decidió que, a partir del uno de diciembre, entraran en vigor los precios mínimos para las naranjas de importación. Lo que redujo considerablemente nuestras exportaciones de cítricos.

En marzo se iniciaron en varias ciudades (Barcelona, Bilbao y Madrid), manifestaciones universitarias en favor de la libertad sindical y la supresión del SEU. Varios catedráticos fueron separados de la Universidad, acusados de incitar a los alumnos a acciones subversivas. José Luis López Aranguren, García Calvo y Enrique Tierno Galván fueron separados definitivamente, y por dos años, Montero Díaz, Mariano Aguilar Navarro y el catedrático de la Universidad de Barcelona, José M. Valverde, dimitió en solidaridad con sus compañeros sancionados.

Continuando con la reactivación económica, se inauguró en octubre la refinería de Puertollano adscrita al INI, y que estaba unida a Málaga por un oleoducto de 250 km., para poder recibir el crudo de los puertos de desembarque y que refinaba 2 millones de toneladas de crudo al año. El motivo de hacer una refinería en plena Mancha se debió a poder aprovechar las instalaciones de refinado de pizarras bituminosas, cuya actividad ya no era rentable.

También se aprobó la construcción de la Autopista del Mediterráneo, sobre todo para facilitar la entrada del turismo.

La crónica de sociedad llenó las páginas de las revistas, principalmente, con dos acontecimientos. El nacimiento de la infanta Cristina y la llegada y actuación de los Beatles en España.

El grupo musical de moda vino a España para dar dos conciertos, uno en la Plaza Monumental de Barcelona y otro en la Plaza de las Ventas en Madrid. La música de estos chicos de Liverpool había calado hondo en Europa, pero no tanto en España, donde tardarían un poco más en convertirse en mitos de la juventud. Por eso, sus conciertos no consiguieron tantos espectadores como se esperaba, lo curioso es que en España, no era su música lo más representativo del grupo británico, sino sus melenas y su vestuario. Esto dividió a la sociedad; unos atacaban aquellas cabelleras a las que consideraban indecorosas y poco varoniles (hoy día, las melenas de los Beatles, serían de lo más convencional); otros consideraban la melena un símbolo de protesta.

Prueba de que este tipo de música no había calado en España, es que ese año, la “canción del verano” fue “La chica ye-yé” de Concha Velasco.

Pero sí tuvo su influencia, pues desde entonces el pop español fue evolucionando al ritmo de los países europeos y surgieron Los Brincos, Lone Star, Los Mustang, Los Sirex y poco después Los Bravos entre otros.

La empresa cinematográfica vio en España un escenario ideal para realizar grandes superproducciones. Samuel Bronston, rodó en nuestro país, “55 días en Pekín”, “La caída del Imperio Romano” y “Doctor Zhivago”.

Este año sufrimos la pérdida del doctor Ignacio Barraquer, uno de los oftalmólogos más prestigiosos del mundo.

También falleció este año el autor teatral Alejandro Casona.

En lo relativo a la “crónica negra”, lo más destacado fue la forja de la leyenda de “El Lute”. En mayo, Eleuterio Sánchez y Raimundo Medrano fueron condenados a muerte por un consejo de guerra. Los condenados habían robado una joyería en Madrid, resultando muerto en el atraco el guarda de la joyería. “El Lute”, negó en todo momento ser el autor de esa muerte. La sentencia no fue confirmada y conmutada por el Jefe del Estado, por 30 años de reclusión. “El Lute” comenzaba así su leyenda, convirtiéndose en el personaje más popular de la época. La fama de “El Lute”, traspasó nuestras fronteras y el grupo musical “Bonney M” le hizo una canción que se hizo famosa en Europa. Años después, se hizo una película sobre su vida, basada en el libro que él escribió, “Camina o revienta”.

En el deporte, este año fue el del despegue de Manuel Santana, el tenista madrileño había pasado de recogepelotas a figura internacional del tenis. Este año ganaría su primer gran torneo que no se jugaba sobre tierra batida, el de Forest Hill en New York. Después, vendrían muchos más.

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2019