Balcón de Infantes

COLABORACIONES

               

 

      COPLILLAS      

 

La Dana 

Agosto ya no es quien era

porque hemos pasado el mes,

sin tener frío en el rostro

ni en las manos ni en los pies.

 

Este refrán castellano

tan antiguo y tan certero,

seguro que acabará

saliendo del refranero.

 

Agosto nos ha traído

calores impresionantes,

y sin caer una gota

en los términos de Infantes.

 

Esperábamos tener

una brisa más amena,

cuando refrescara un poco

en la segunda quincena.

 

Mientras por abajo había 

tremendas temperaturas,

una bolsa de aire frío

se formaba en las alturas.

 

Era lunes veintiséis

y aquella misma mañana,

anunciaron por la tele

la presencia de una DANA.

 

Al hablar de una tormenta

con esta definición,

pensábamos que serían

dos truenos y un chaparrón.

Pero fue una nube mala

que disparó desde el cielo,

proyectiles de granizo

como cubitos de hielo.

 

Bastaron unos minutos

cuando la tarde caía,

para sufrir los estragos

que deja la gota fría.

 

Tejados y canalones,

persianas y cristaleras,

se llenaron de momento

de agujeros y troneras.

 

Cientos de coches sufrieron

los efectos del pedrisco,

con la chapa picoteada

y las lunas hechas cisco.

 

Y arrasó con las cosechas

esta DANA inoportuna,

del pimiento, del tomate,

de la vid y la aceituna.

 

La gente está disgustada,

ha sido un palo muy duro,

porque hay muchos que no tienen ni dinero ni seguro.

 

Se reparan en el pueblo,

las casas y carruajes,

mas la aceituna del suelo

¿quién la vuelve a sus ramajes?

                   

Juan Santos Santos

jsantosbis@gmail.com

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2018